La claridad de una óptica nueva

Lo que ve como “normal” en su planta puede no ser óptimo

Dos trabajadores inspeccionan el lateral de una banda ThermoDrive y los engranajes

Si pasa suficiente tiempo en cualquier lugar, su impresión de lo que es ideal, normal o incluso aceptable tenderá a evolucionar. Puede pensar que algo está mal o debe arreglarse, pero después de meses o años de vivir así, empezará a pensar que es así y ya está.

Lo mismo sucede en su planta.

“Es muy, muy común en la fabricación de alimentos que cuando uno ve algo cada día, se vuelve inmune a eso”, señala Edwin Román Rivera, especialista en seguridad alimentaria de Commercial Food Sanitation (CFS). “Ha sido así durante años, ¿por qué debería cambiar?”

También oímos que los clientes son conscientes de un problema en particular, pero no buscamos una solución por temor a que sea caro, requiera mucho tiempo o ambas cosas. Bueno, tenemos buenas noticias.

Nuestros expertos han pasado miles de horas en plantas de procesamiento de alimentos de todo el mundo. Han visto muchas cosas y lo que encontraron es que a menudo las correcciones más fáciles pueden evitar los resultados más costosos.

La “óptica nueva” de otra persona puede dar una visión objetiva y aprovechar las experiencias de las que su equipo y usted pueden carecer.

Aquí hay cuatro cosas que puede hacer para ver su planta con una nueva luz.

Cambie su perspectiva

Literalmente. Agáchese e inspeccione debajo de los transportadores. Levante las bandas. Mira en lugares extraños. Es fácil centrarse en lo que está justo delante. Sin embargo, esas zonas de difícil acceso son donde las bacterias pueden prosperar. Asegúrese de realizar periódicamente una inspección exhaustiva para descubrir las zonas en las que se puede mejorar la limpieza.

Hombre inclinándose hacia delante para inspeccionar una banda con una linterna

También es importante ampliar su enfoque. Sabrina Ferretti, especialista en seguridad alimentaria de CFS, señala un problema desconcertante que a menudo ve durante las visitas a la planta: la normalización de los residuos de productos en la planta de producción.

“Se traduce en una reducción del rendimiento, un aumento de los requisitos de limpieza y una pérdida de ingresos”, afirma. Las soluciones como el cambio de transportadores, el aumento de las protecciones laterales o la modificación de las tolvas pueden generar importantes beneficios financieros para las empresas. “En contraste, los productos contenidos en el equipo y en su embalaje final producen mayores rendimientos financieros y precios reducidos para el consumidor”.

Evite utilizar artículos caseros 

“Se quedaron petrificados”, dice Román Rivera. Durante una visita a una planta para evaluar el programa de saneamiento de un cliente, descubrió que su personal de mantenimiento había fabricado rodillos utilizando tuberías de PVC huecas. “La dirección no era completamente consciente hasta que lo vimos juntos antes de iniciar las operaciones”.

Aunque esta modificación interna respaldaba la banda con precisión, se podía obtener fácilmente una mejor solución (rodillos sólidos) fabricados con el material adecuado (peso molecular ultraalto). Con el tiempo, esas tuberías de PVC huecas habrían creado sitios de acumulación de humedad y producto que podrían haber contaminado el flujo de productos del cliente.

Es muy, muy común en la fabricación de alimentos que cuando uno ve algo todos los días, se vuelve inmune a él.

Edwin Román Rivera
Edwin Román Rivera
Especialidad de seguridad alimentaria de Commercial Food Sanitation

¿Qué más? Los empleados de la planta son muy ingeniosos, y hemos visto contenedores de plástico utilizados para sujetar las bandas, dispositivos de rociado caseros que no están bien angulados, ejes con abrazaderas de manguera fijadas al lado de los engranajes, y la lista continúa. Las correcciones a corto plazo suelen implicar riesgos más adelante. Póngase en contacto con su socio de transporte; es probable que tenga una solución rentable, fácil de implementar y ya disponible.

Pele la cebolla 

Si hay una cosa que todos los fabricantes de alimentos están tratando de evitar, es la contaminación por materiales extraños. El desafío es que puede suceder de muchas maneras. Ya se trate de piezas de tornillería del transportador, materiales de embalaje o cualquier otra cosa, el material extraño suele ser un síntoma de un problema mayor.

Podría deberse a la falta de mantenimiento, a prácticas de saneamiento inadecuadas o a un diseño higiénico deficiente. Aquí es donde un nuevo par de ojos puede ayudar realmente a determinar el problema.

“Intentamos pelar la cebolla para llegar a la causa raíz del problema, en lugar de simplemente tratar un síntoma”, afirma Anthony Sekulov, jefe del equipo de industria alimentaria de Intralox Australia and New Zealand. “Y no solo queremos encontrarlo, sino que también queremos ayudar a nuestros clientes a comprender por qué sucedió para que puedan evitar que vuelva a ocurrir”.

“Nosotros usamos un dicho, 'Vendemos conocimiento y ponemos un poco de plástico', eso es lo que en última instancia ayuda a nuestros clientes a producir alimentos seguros”.

Diagrama circular que muestra un reloj, un signo de exclamación y herramientas

Los procesadores de alimentos que permanecen al tanto de todo pueden evitar un bucle de muerte que comienza con bandas dañadas, lo que crea un riesgo de contaminación con materiales extraños que provoca tiempos de inactividad imprevistos.

Confíe en sus socios 

Mike Lavalle, gerente de cuentas corporativas de Intralox para Bakery & Snack recuerda a un cliente que desde hace mucho tiempo se puso en contacto para obtener ayuda con un problema inusual que no tenía nada que ver con las bandas.

“La producción alcanzó un máximo histórico, lo que hizo que la panadería funcionara las 24 horas”, afirma Lavalle. “Estos tiempos de funcionamiento ampliados reducen el tiempo de mantenimiento y saneamiento. Los clientes estaban empezando a quejarse del moho prematuro de ciertos productos y necesitaban ayuda”.

“Involucramos a CFS, y después de pasar unos días en la planta descubrieron que la causa principal era el exceso de humedad en ciertos puntos de la línea”, recuerda. “CFS pudo proporcionarles múltiples recomendaciones para resolver su problema”.

Consejo del equipo de Intralox: antes de comprar un equipo caro, consulte a un experto en diseño higiénico para asegurarse de que es fácilmente accesible para una limpieza adecuada.

Es probable que un proveedor de bandas medio no pueda ayudarle a solucionar problemas poco comunes. Busque un socio con el que pueda generar confianza. De esta manera, tendrá expertos a los que recurrir cuando surjan problemas misteriosos.

Todos caemos en rutinas. El truco consiste en vigilar de cerca su planta, contar con un equipo comprometido y mantener cerca a los socios en los que confía. De esa manera, se puede ser proactivo y prevenir emergencias surgidas de un falso sentido de lo que es “normal”. Después de todo, hay mucho en juego.

Si desea que nuestros expertos del sector vuelvan a prestar atención a sus operaciones, póngase en contacto con el servicio de atención al cliente de Intralox.


Noticias y Perspectivas